Musicoterapia

La terapia musical es la utilización intencionada de la música con el fin de responder a unos objetivos terapéuticos bien establecidos. Así, la música contribuye al desarrollo general del niño como un ser creativo y musical además de posibilitar el aprendizaje.

Siguiendo a Lacarcel Moreno J. (1995) “la aplicación de la musicoterapia constata que muchos niños han mejorado considerablemente las condiciones asociadas a su discapacidad”. En términos generales los beneficios pueden considerarse:

arrowdercolor Aumento de la comunicación y expresión, favoreciendo el desarrollo emocional.
arrowdercolor Mejora de la percepción y la motricidad.
arrowdercolor Favorece la expresión de problemas, inquietudes, miedos, bloqueos, actuando como alivio y disminuye de la ansiedad.
arrowdercolor Equilibrio psicofísico y emocional.
arrowdercolor Mejora del rendimiento corporal. Aumento también del riego sanguíneo cerebral.
arrowdercolor Acercamiento a niños que por su problemática resulta más complejo: autismo, psicosis, etc.

Nuestro taller de musicoterapia se realiza una vez a la semana contando con una asistencia de usuarios y usuarias superior al 90% de las plazas ofertadas.

Todas las actividades están relacionadas con el manejo de instrumentos musicales o material sonoro, incluida la relajación. Por tanto, el uso de instrumentos es imprescindible para el taller ya que la mayoría toca al menos dos diferentes a lo largo de la sesión.

musicoterapia
En primer lugar, ofrecemos el apoyo de la agenda para que tengan una guía durante la sesión que les sirve para saber qué actividad vamos a realizar en ese momento.

 

Todos participan en la canción de bienvenida, unos a través de signos y los que tienen lenguaje oral cantando las canciones al resto de sus compañeros y compañeras.

Al finalizar cada actividad: relajación, canciones, bailes, cuentos,…los usuarios y usuarias aplauden y se elogian por haberlas realizado con éxito. Todos animan al resto de sus compañeros y compañeras. De esta forma, se crea un ambiente lúdico, gratificante y motivador en el que cada uno tiene libertad para expresar su sentido musical.

En la actividad de “bailar”, la participación es muy alta, todos los usuarios y usuarias bailan según los diferentes ritmos de la música, estilo libre o aprendiendo alguna coreografía sencilla. Mediante los juegos musicales, los usuarios y usuarias participan dinámicamente en actividades donde tienen que estar atentos y atentas a la música y cuando ésta se para tienen que subirse a discos de goma que hay esparcidos por la clase, y pedir “quiero música” cuando estén subidos en su disco correspondiente que le será asignado al principio de la actividad o emparejando con otro más pequeño facilitado por las terapeutas.

En la actividad de “cantar”, debido a que algunos de los usuarios y usuarias no presentan lenguaje oral éstos la signan, mientras los que sí tienen lenguaje oral las cantan y gesticulan a la vez.

musicoterapia_2
Hay canciones en las que además, utilizamos instrumentos musicales  que ellos mismos reparten al resto de sus compañeros.

 

 

Estos son algunos de los materiales con los que contamos para la realización del taller 

La siguiente actividad que realizamos, después de un breve descanso en el que los usuarios van al baño si lo necesitan, es la “relajación”.  Para ello, cada usuario coge el material que va a necesitar (colchoneta, pañuelo, pelotas,…) y se prepara poniéndose cómodo para el comienzo de la actividad.

musicoterapia_5

 Dentro de esta actividad, nos relajamos con la música mientras hacemos masajes con las pelotas y movimientos rítmicos con las maracas o pañuelos. También utilizamos la proyección de cuentos sonoros, en los que todos permanecen atentos y atentas, a la vez que siguen las canciones de éstos cantándolas e imitando los movimientos.

Al finalizar, todos participan en la canción de despedida en la que interactúan con el resto de compañeros para despedirse y se preparan para marcharse a casa.

La música es algo que impregna nuestras vidas, nos cautiva y nos mantiene atentos, estimula varias regiones cerebrales y, a través de ella podemos estructurar el tiempo de manera clara y fácil de comprender, crea un contexto social seguro y estructurado para la comunicación verbal y gestual, facilita la interacción y favorece la expresión de uno mismo, favorece el progreso porque reúne a personas con niveles de habilidad diferentes, se graba en la memoria y en las emociones… ¿y qué diferencia hay entre lo que siente un niño con autismo y tú ante la música? NINGUNA.